Blogia
Poeta del fin del mundo

En Una Fría Noche.

En Una Fría Noche.

Recuerdo esa noche con espanto.

Como un penetrante dolor de mil metales

Castigando mi alma.

Todavía veo,

Las despreocupadas caras felices

Y escucho las embriagadas risas

De los desdichados hijos

Del infortunio,

Que tristemente

Atestiguaron el poder de sus dominios.

Ocurrió,

En una fría noche.

¡Como no!.

El frío siempre precede

Al reino de los muertos.

Siempre aparece como

Escolta infame de sus terribles

Pesares.

¡Ay de mí!.

¡Qué no daría

Por no haber visto esos ojos infinitos!.

¡Por olvidar esas palabras,

Que resuenan como cataclismos en mis oídos!.

Sin embargo,

Y después de meditar sus dichos,

Y sólo tal vez,

Tenga algo de suerte.

Hoy conozco aquellos ojos indescifrables.

Si los veo nuevamente,

Sabré a qué viene

Y su impertinencia no será tal.

Pero la advertencia que me dio,

Cuando retornaba con uno de los nuestros

A su indeseable hogar,

Me perturba y enloquece.

Y esa rabiosa amenaza fue:

-¡Cuidado!.

No te confundas.

Ya por haber visto mis ojos,

No creas que me conoces.

Sabes quién soy,

Pero no has descubierto

Cuándo será tu tiempo.

No hables mucho de mí,

Ni me causes deshonra.

No sea que prontamente te visite.-.

Ocurrió,

En una fría noche.

Rafael Toro.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres